A un año del Movimiento Tec

“No hay denuncia verdadera sin compromiso de transformación, ni compromiso sin acción.”
— Paulo Freire

Exactamente hoy hace un año, en el Tec alzamos la voz e hicimos salir de su madriguera a reptiles y roedores. Demostramos que los que querían un cambio eramos más que quienes tenían el poder en sus manos. Creímos que era posible un cambio y luchamos por ello hasta conseguirlo. Demostramos que los jóvenes realmente estamos preocupados por nuestro futuro y comprometidos con nuestra comunidad.

En décadas no se había presentado algo de tal magnitud como nuestro Movimiento. Logramos lo que muchos anhelaban, pero esto sólo fue gracias a la unidad que se dio entre todos. Sin importar especialidad, generación ni la distancia supimos permanecer juntos.

Conseguimos lo inimaginable a pesar de que algunos creían que lograrían dividirnos, a pesar de que querían vencernos.

“De mi formación cristiana he obtenido mis ideales y de Gandhi la técnica de la acción”
— Martin Luther King

Tuvimos un sueño, de ser el eco de la voz del profeta que clama en el desierto, y nuestra fuerza hizo vibrar la tierra, estremecer los cimientos, derrumbar el oasis de supuesta felicidad que nos trataron de imponer. Conocimos la verdad no solo por la razón sino por el corazón y pusimos nuestro esmero en conseguir lo que por derecho nos correspondía.

Personalmente siempre estaré agradecido con todos ustedes quienes permanecieron a mi lado en los buenos y en los malos momentos, cuando las cosas se tornaron grises, cuando no sabíamos qué futuro nos deparaba. Gracias por su confianza, por su esmero, por su compromiso, por su fe en la verdadera transformación.

“Al fin y al cabo, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos.”

— Eduardo Galeano

Sé que en un principio me ofrecí a retirarme terminando con el movimiento y darle lugar únicamente a la nueva estructura de representación estudiantil. Pero algo que comprendí con el paso del tiempo es que era egoísta el tratar de terminar con un movimiento en el que estábamos tantas personas con ganas de continuar participando y defendiendo nuestra Institución y peor aún, que existen personas que quieren tratar de manipularnos para beneficio propio. Afortunadamente la mayoría de esas personas ya se han ido de nuestra ciudad o han perdido sus puestos y faltan otros de irse.

“Abre tu boca por los mudos,
Por los derechos de todos los desdichados.
Abre tu boca, juzga con justicia,
Y defiende los derechos del afligido y del necesitado.”
— Proverbios 31:8-10

Además, comprendimos que había llegado el momento de dejar de lado las quejas, de dejar de preocuparnos y empezar a ocuparnos. Si realmente queremos recuperar el prestigio de nuestra máxima casa de estudios y de tener calidad en la educación, es también nuestra responsabilidad el trabajar para obtenerlo. Cada meta que habíamos planteado también representaba un obstáculo al que juntos debíamos superar.

Pueden tomarlo como un simple aniversario de una fecha que recordaremos siempre, pero en realidad debe ser un llamado a permanecer atentos y unidos, porque esto nunca termina, debemos ser más fuertes que nunca y continuar hasta la consolidación de nuestros ideales de justicia, democracia, transparencia y libertad.

eramos jovenes

“Éramos jóvenes, éramos arrogantes, éramos ridículos, éramos excesivos, éramos imprudentes, pero teníamos razón.”
— Abbie Hoffman

Quizás el futuro sea incierto, pero lo que sí puedo asegurar es que estaremos ahí, haciendo frente a las adversidades y a los retos que se nos presenten.

Mi tiempo en el tec cada vez es menor, y estaré orgulloso de egresar sabiendo que he dejado un granito de arena en la construcción de un mejor futuro para mi escuela y mi comunidad. Me iré con la conciencia tranquila de saber que nunca me doblegaron, ni me intimidaron; que nunca me lograron comprar ni persuadir y que mis manos y mi espíritu están tan limpios como cuando aquel 27 y 28 de febrero nos quitamos la venda de los ojos y alzamos la voz para decir ¡BASTA YA!

Nuevamente gracias a ustedes compañeros, gracias a los pocos profesores que nos apoyaron, gracias a los padres de familia, a los ex alumnos, a los medios de comunicación, gracias al gobierno del estado y al gobierno federal por su apoyo, gracias a los nuevos y a los viejos amigos, gracias a quienes sin conocerme me dieron su voto de confianza, gracias a mi familia por respaldarme siempre, gracias a mi madre, que desde allá arriba me sirvió de inspiración y ejemplo de vida, pero sobre todo, gracias a Dios por llevarnos por buen camino y protegernos de los constantes peligros e iluminar nuestras vidas día a día.

“Cuida tus pensamientos, porque se convertirán en tus palabras. Cuida tus palabras, porque se convertirán en tus actos. Cuida tus actos, porque convertirán en tus hábitos. Cuida tus hábitos, porque se convertirán en tu destino.“
— Gandhi.

Tagged on: ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *