Email marketing: 5 errores de principiantes

5 errores de principiante

Cuando se comienza en esto del email marketing es muy común cometer errores -y esto es normal ya que nadie nace sabiendo- pero el verdadero problema es no solucionarlos a tiempo o acostumbrarse a ellos y que terminen convirtiéndose en un mal hábito. Peor aún, si tenemos una gran lista y esos errorcillos se traducen en pérdidas sean de clientes o seguidores. Por ello, me di a la tarea de resumir 5 de los errores más básicos y que deberías erradicar lo más pronto posible de tu estrategia de marketing.

1.- Comprar bases de datos.

Es ilegal, es mal visto, es caer en lo más bajo. No dejes que el ego te consuma solo porque tienes la lista más pequeña que la de tus colegas o los de la competencia. A una buena base de datos se le dedica tiempo y esfuerzo para que sea algo que vale la pena. Es preferible llegar a unos pocos cuantos verdaderos lectores que terminar en la carpeta de correo no deseado de miles. Por cierto, hablando de temas legales, acá te dejo algo que de seguro te va a servir si vives en Europa y tenías tus listas en mailchimp

2.- Enviar demasiados mails.

Estoy seguro de que si hubiesen los diez mandamientos del email marketing, esté sería de los primeros: “No saturarás a tus suscriptores con spam.” Tienes que aprender a equilibrar la cantidad de mails que vas a mandar en base al contenido que generas. Si ya para cualquiera de nosotros es tedioso abrir nuestra bandeja de entrada y que la cantidad de mensajes no leídos supere las tres cifras, más molesto resulta ver la cantidad de mensajes innecesarios que recibimos. Así que por favor, no caigas en la tentación y líbranos del spam.

demasiado spam

3.- Ser esporádico.

En el otro lado de la moneda tenemos aquellos que nunca o casi nunca envían mails a sus listas de suscriptores. Recibir de ellos un mail nos resulta hasta extraño. ¿Será que anuncia que ya quebró? ¿Es la invitación a su funeral? ¿Y éste quien carajos era? Está de más el decirte todos los beneficios de fidelizar a tus lectores con una frecuencia bien establecida, sea cual sea el medio que utilices (email marketing, redes sociales, blogs, etc.). Si ya saben que tal o cual día reciben tu correo, hay que hacer que se acostumbren a leerte y hasta les extrañe no saber de ti si es que te retrasas alguna vez.

4.- No segmentar.

Cada cabeza es un mundo y muy probablemente cada suscriptor llego a ti por distintas razones. Hay que saber identificar patrones para agrupar a tus seguidores por temas en común y enviarles contenido que les sea realmente relevante. Por ejemplo, yo no enviaría contenido de mi blog de viajes a quienes me siguen por mi blog de cine. Haz que el contenido a enviar llegue a las personas adecuadas para que no les resulte aburrido leer de temas que no les interesa y terminen por abandonar el barco. Si estás comenzando en este mundillo del email marketing es probable que te resulte algo tedioso o difícil de entender, pero no te preocupes, acá hay un montón de manuales que te van a ayudar a aprender más rápido de lo que canta un gallo.

5.- Aislar tu estrategia.

Sí, ya tienes cuenta en redes sociales, un blog, tu canal de youtube, tu newsletter y hasta un podcast. Pero cada uno de ellos los manejas de manera diferente y hasta parece que tu marca esta divorciada de si misma entre cada plataforma. Sobre todo cuando vienes del mundo de los blogs como yo, y llegas al mundo de las listas de correos sin ser un especialista de marketing ni nada por el estilo, las cosas se pueden complicar y terminas perjudicando tu personal branding. Ademas de dirigirte a tus suscriptores con la misma naturalidad que lo haces en blogs y redes sociales, tienes que APRENDER a manejar una misma estrategia de comunicación y sacarle jugo de una plataforma a otra. Conseguir fans desde los mails o conseguir más lectores desde tu canal de youtube. Lleva la conversación más allá de 140 caracteres y consigue que se suscriban a tu boletín. Sé que probablemente tus recursos sean limitados así que te voy a recomendar un servicio gratuito para email marketing exclusivo para bloggers, porque claro, si entre nosotros no nos echamos la mano, ¿entonces quién?.

El dinero es dinero, pero no todos tenemos el suficiente 😛


Estas solo son las malas prácticas más habituales, aún existen muchas más, pero aprendiendo a corregir lo básico podremos irnos formando un criterio para determinar qué está bien y que es lo que nos puede perjudicar a nosotros mismos. Recuerda que si tienes alguna duda, puedes dejarla en los comentarios y yo con mucho gusto te responderé a la brevedad. ¡A trabajar se ha dicho!

Tagged on:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *